Andra Mari Galdakao

El templo de Andra Mari, en el barrio de Elexalde de Galdakao, se construye en el siglo XIII. Fue declarada monumento histórico-artístico en el año 1931 y es la iglesia románica más importante de la provincia.

Uno de los elementos más reconocidos de su conjunto es su magnífica portada medieval.  Se apoya en ocho columnas, dos de las cuales corresponden al arco de tres lóbulos interior, cuyos capiteles presentan diversas figuras humanas y de aves.


Fue reconstruida en el siglo XVI, y por este motivo el edificio se divide en dos partes bien diferenciadas. Por un lado una nave de dos tramos de estilo gótico y por otro, la parte del periodo renacentista, que consiste en tres naves de dos tramos más la cabecera a la nave central. Además también existe una diferencia notable en soportes y bóvedas. La parte más antigua se techa con bóveda de crucería simple sobre pilares de capiteles vegetales y en la parte más reciente las gruesas columnas no llevan capitel.


Es un templo muy bien iluminado gracias a sus ventanas apuntadas y en su interior se esconden verdaderos tesoros. La talla de la Virgen de Andra Mari es uno de ellos. Data del siglo XIII y es una de las pocas imágenes románicas marianas que se conocen en Bizkaia. Ha sido recientemente restaurada, por lo que hoy luce orgullosa, con su bello manto bordado, en el retablo principal del templo. Este retablo es una pieza plateresca de madera dorada y policromada con una cuidadosa y bella talla decorativa.


Esta restauración también ha afectado al Cristo Yacente y al pavimento del templo. En este se pueden apreciar varias tapas de sepulturas, algunas de ellas de madera y entre las que se encuentra la de uno de los descendientes del fundador de Galdakao, Don Sancho de Galdácano y Torrezabal.