La cultura de Bilbao

Información de fondo

Bilbao es la capital de la provincia de Vizcaya y tiene una población de 350.000 habitantes con un PIB per cápita de 35.865 euros en 2012. La región metropolitana del Gran Bilbao, con 1 millón de habitantes, alberga la mitad de la población y de la actividad económica del País Vasco, situándose entre las regiones europeas más competitivas, innovadoras y productivas (PIB per cápita un 30% superior a la media de la Unión Europea). Hasta los años 80, Bilbao fue una ciudad industrial, basada en la economía del acero y la construcción naval. Sin embargo, la grave crisis económica y la reestructuración industrial han obligado a la ciudad a reinventarse.
En respuesta a esta difícil situación, varias instituciones públicas y privadas han diseñado 1 un proceso de revitalización global que ha llevado a la «revolución urbana». La cultura ha iniciado la transformación de Bilbao, con el Museo Guggenheim como proyecto emblemático, siendo testigo de su desarrollo e influencia en todo el mundo. Desde los años 80, la imagen de Bilbao ha sido la de una ciudad industrial en crisis, incapaz de competir globalmente con otras ciudades o de atraer nuevas inversiones. Cuando los primeros países industrializados de Asia y el Sudeste Asiático emergieron en la economía mundial con precios más competitivos, para productos de menor valor añadido pero que requerían una cantidad significativa de recursos humanos, la industria vasca tradicional fue incapaz de hacer frente a la competencia y comenzó a experimentar un declive económico que se materializó en el cierre continuado de empresas y negocios. Era necesario regenerar la ciudad socio-económicamente, adaptándola a las nuevas demandas locales y globales. El Ayuntamiento de Bilbao ha asumido un compromiso institucional (con el Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Vizcaya) para convertir la base de especialización productiva de Bilbao en nuevos sectores económicos en respuesta a la crisis. En los años ochenta y noventa, el desarrollo global de la ciudad incluyó la política cultural como instrumento fundamental para la regeneración y transformación urbana de Bilbao, con planificación urbana y sostenibilidad. Poco antes de que la crisis económica alcanzara su punto álgido (1992 y 1993), se decidió crear un gran espacio cultural que desempeñara un papel proactivo para que Bilbao volviera a ser una ciudad competitiva a través de la cultura: el Museo Guggenheim, inaugurado en 1997. En los últimos 15 años, la política de desarrollo de Bilbao se ha basado en nuevas actividades como los servicios, el ocio, la cultura y el turismo.

La cultura

Las políticas de los años noventa pretendían crear las condiciones necesarias para transformar Bilbao en la ciudad de los servicios que es hoy (el 67% de la actividad económica corresponde al sector servicios y el 24% al sector industrial). Para ello, la estrategia adoptada consistió en importantes inversiones en infraestructuras e instalaciones culturales, con el fin de aprovechar las oportunidades urbanas generadas por el desmantelamiento de la industria y la reforma de las infraestructuras portuarias y ferroviarias, que habían liberado una gran superficie en el centro de la ciudad. En la zona de Abandoibarra se decidió instalar el Palacio de Congresos y de la Música Euskalduna y el Museo Guggenheim Bilbao, auténtico motor de la regeneración urbana y social, y el municipio se adhirió a la Agenda 21 de la cultura con el acuerdo del Jefe de Gobierno en marzo de 2005. Sin embargo, Bilbao ya contaba con una Política Cultural alineada con los principios y compromisos de la Agenda que tiene ante sí, Cultura, que es el eje del Plan de Gobierno. Se trata de un elemento clave del Plan de Gobierno de la Ciudad de Bilbao 2011-2015, al que se destina aproximadamente el 10% del presupuesto municipal, con el objetivo de impulsar la programación, consolidar la red de equipamientos, desarrollar eventos culturales y promover la creación artística y la formación en colaboración con el sector creativo, con el fin de convertir toda esta actividad artística en un elemento generador de riqueza:

1. Bilbao, un centro de actividades culturales:

Fortalecimiento de la red de museos, Infraestructura cultural, Consolidación de la red de bibliotecas, Impulso a la programación cultural, Cultura en los barrios, Diversidad.

2. Bilbao, centre de création culturelle:

Promouvoir la création artistique et la formation des artistes,  Collaboration avec les secteurs artistiques de la Ville.

3. Bilbao, capitale de loisirs et d’événements:

Evénements culturels et de loisirs, Consolidation des équipements et d’événements de qualité, Participation.L’Art et la Culture représentent également l’un des domaines et secteurs prioritaires définis par la Stratégie d’Innovation et de Spécialisation Intelligente – iBilbao (2014).Sur le plan opérationnel, la Mairie de Bilbao compte depuis un certain temps différents programmes publics de soutien au secteur des Industries Culturelles et Créatives de la ville, comme Bcreative! (2011-2013), par lesquels Bilbao fait le pari d’un avenir lié au développement de l’économie créative en tant que secteur susceptible de créer des emplois et de la richesse, en promouvant les talents, les valeurs, la créativité et l’esprit d’entreprise. Ce Secteur est conçu comme un modèle d’opportunité lié à l’environnement urbain de la ville. Il représente plus de 6 % du tissu économique et environ 5 % de l’emploi à Bilbao. Le Plan de développement de l’Économie Créative participe à l’essor de ce secteur, en encourageant les capacités créatives des entreprises de la ville. Tous ces efforts de la municipalité érigent la Culture en moteur économique et social de Bilbao

Cultura y economía

Bilbao ha considerado desde hace tiempo la dimensión económica de la cultura como un factor de creación de riqueza y desarrollo económico, a través de su implementación como un elemento esencial de la Estrategia de la Ciudad. Prueba de ello son los importantes esfuerzos realizados con fondos públicos (10%/año del presupuesto municipal). También reconoce el papel estratégico de las industrias culturales, a través de su contribución al desarrollo socioeconómico local y con la implementación de programas como «Bcreative». Otro elemento clave del vínculo entre cultura y economía es la creación de los grandes centros culturales de la ciudad: cultura, desarrollo sostenible y territorio – Una política cultural equilibrada no puede basarse únicamente en grandes instalaciones o espectáculos. La cultura debe ser accesible a todas las edades, barrios y becas: más de 1.000 pequeñas y medianas actividades gratuitas en los 33 distritos de Bilbao, llegando a más de 70.000 personas. Bilbao trabaja con más de 50 asociaciones cívicas culturales, organiza grupos de debate sobre programación en cada distrito e instala instalaciones municipales a disposición del distrito para acoger y fomentar las iniciativas culturales de asociaciones y grupos de vecinos. El Plan de Implementación 2011-2015 integra el enfoque de derechos humanos respetando la Carta Europea de los Derechos Humanos en la Ciudad y la Carta Mundial de los Derechos Humanos en la Ciudad, donde los derechos culturales incluyen el derecho a disfrutar de la cultura en sus diferentes formas y expresiones.cultura, inclusión social y diversidad – 8,5% de la población es extranjera. Por ello, el Programa de Inmigración y el Consejo Local de Inmigración, herramientas clave de gestión municipale de l’immigration et de la diversité, sont présents dans la définition de la politique culturelle.Bilbao travaille en partenariat avec le secteur privé, la société civile et d’autres institutions pour que la Culture et les espaces publics soient accessibles aux personnes handicapées. Par exemple, le théâtre Arriaga fourni aux personnes aveugles des informations sonores avec description audio, qui peuvent aussi bénéficier de programmes culturels en braille.

Culture et gouvernance

Bilbao dispose de trois outils: le leadership et la gouvernance pour établirdes stratégies à long terme, le plan à moyen terme (engagements à la citoyenneté) ; et, alignés avec lui, les budgets stratégiques qui assurent que les ressources économiques soient assignées aux secteurs prioritaires. Les valeurs comme l’égalité, la durabilité sociale et environnementale, la solidarité, la transparence et la participation guident la gouvernance municipale. Bilbao réalise systématiquement une évaluation de l’impact culturel de ses programmes, afin d’effectuer les ajustements nécessaires et d’établir les orientations qui garantissent la place centrale de la culture dans les politiques. En tant que membre de la Commission Culture de CGLU, Bilbao participe activement dans les activités que celle-ci impulse. Dans le domaine de la culture, elle a signé des accords avec Santander, Barcelone, Burdeos, Biarritz et Milan dans une optique d’échange d’expériences.

Get a publication